OBJETOS PRECARIOS, 1993-1994

Objetos Precarios (1993-1994) explora y cuestiona algunos elementos constituyentes de lo fotográfico: la paradójica temporalidad fotográfica, el carácter narrativo de la fotografía, la precaria materialidad del objeto fotográfico.

La afirmación de la fisicidad de toda fotografía constituye uno de los argumentos nucleares de esta serie: una fotografía no es sólo una imágen, sino que también es un objeto. La presentación de las obras subraya su naturaleza corpórea, incorporando el autor el propio espacio arquitectónico a la lectura de la obra.

Apoyadas en una pequeña repisa, las fotografías se inclinan hacia la pared en equilibrio precario. Esta precariedad se extiende a las condiciones de los objetos representados en las imágenes. Un cubo de hielo, una bola de granito, un remolino de agua, una gota deslizándose, nos remiten a diversos estados y comportamientos de la materia regidos por las leyes de la física: peso, densidad, equilibrio, transparencia, adherencia, levedad…

Objetos sin historia, configuraciones de materia detenida mientras atraviesa procesos de transformación, suspendida en el tiempo inmóvil de la fotografía.